Tenerife, Teide y Salud


Los siglos XIX y XX se vieron azotados por enfermedades propias de la era industrial en que se vivía. El cólera, la viruela, la peste, etc., fueron poco a poco superándose por los adelantos médicos y sociales, sin embargo otras como la tuberculosis no respetaban diferencia de clases, desde reyes (Alfonso XII), hasta poetas (Bequer) y muchos otros anónimos que buscaban lugares distintos a los que habían originado sus dolencias.

Las vías respiratorias, en países fríos como los centros y norte europeos, eran las más afectadas desde el punto de vista sanitario. Franceses (en el sur de su País) e ingleses (en Madeira) conocían del factor clima como determinante en la resolución de estos males.

En el primer tercio del S. XIX, un médico británico (James Clark) se convierte en pionero recomendando el clima de Tenerife después de realizar estudios en La Orotava y Vilaflor. Repitiendo este tipo de trabajos, 1860 es otra referencia primera de la presencia, de nuestra isla, en los catálogos médicos europeos de aquel entonces.

Ésta secuencia condicionó a los médicos canarios a interesarse en este tipo de cuestiones de gran arraigo social e incluso económico aunque, como se verá, produjo cierta alarma social el que las islas se convirtiesen en lugar de peregrinaje de tísicos y otros enfermos. En la historia se menciona la figura del Dr. Orotavense Tomás Zerolo Herrera como pionero también en el estudio beneficioso del clima de las Cañadas.

El primer intento de construcción de un Sanatorio, nos remite a finales del XIX (1883). Quedó en meras intenciones puesto que, tres años más tarde, se inaugura en los Llanos de Martiánez “The English Grand Hotel”. Sin embargo se funda la Compañía de Hoteles y Sanatorium del Valle de la Orotava.

La novena Conferencia Internacional sobre la tuberculosis (1910) se celebra en Bruselas, trasladándose a las Cañadas algunos eminentes doctores que habían estado con anterioridad, coincidiendo, así mismo, con astrónomos como Jean Mascart y G.Plasse que en Guajara hacían el seguimiento del Halley (este encuentro transcurre entre Marzo y mediados de Abril del año mencionado). Al mismo tiempo, Egipto, Marruecos y Sudán eran motivo de estudio a estos efectos con la conclusión de que Tenerife, concretamente

Las Cañadas, tanto las radiaciones luminosas como la pureza del aire, entre otros factores, eran determinantes de su unicidad.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑