Los Lavaderos


El abasto público de aguas del pueblo de Vilaflor de Chasna se producía en el lugar conocido por El Chorrillo. Las primeras canalizaciones de agua procedentes de los nacientes del Traste de doña Beatriz y de Madre de Abajo llegaban hasta allí para proceder luego a su distribución y reparto para el abasto, sustento de animales y para cubrir las necesidades básicas de higiene y salud.

En el trayecto por el que discurría el agua extraída de las galerías se ubicaban los lavaderos tanto al aire libre como cubiertos. A estos lavaderos acudían muchas mujeres que se ocupan de la colada propia o de las familias más pudientes que les pagaban por piezas lavadas. Tendían la colada en las piedras para que se blanqueasen con el rocío y las secase el primer sol de la mañana. Como centro de encuentro jugaban un importante papel social. La estampa de las lavanderas cargadas con las barcas sobre sus cabezas, calle arriba o calle abajo, era una estampa típica de esas jornadas de trabajo.

Lavanderas de Guimar

 Lavanderas de la Orotava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s