El patojito del parque central de Antigua


fil45692-copiaLlegaba muy de mañana casi con las primeras luces del día y el canto de los pájaros. Al inicio lavaba carros, hacia mandados o repartía volantes de los restaurantes del centro de la ciudad colonial. Posteriormente se compró  una cajita de lustrar calzado y de esa forma se ganaba la vida. La gente del sector, viejos lustradores y lavadores de carros nunca le habían visto por allí, les parecía un poco extraño, pero poco a poco lo fueron aceptando viendo la necesidad del niño y su forma correcta de proceder.

¿Dónde dormís vos Paco….? Inquiría la gente. Bueno, donde me agarra la noche, ahora duermo en uno de los puestos del mercado de artesanías de San Felipe…’’

Yo no tengo padres ni abuelos ni nada, era hijo única, primero falleció mi madre en Guatemala, nos venimos con mi papá a trabajar a la Antigua y él por mucho guaro murió. Está enterrado aquí en el cementerio de San Lázaro, porque yo no podía trasladarlo a la capital, casi no tenía para enterrarlo y fueron algunas personas generosas las que me ayudaron. Me quede solo y aquí me tienen, me he quedado en la Antigua porque me siento más seguro aquí y me gano la vida honradamente.

Aquel niño, así pasaba la vida trabajando honradamente, pero lamentablemente sin estudiar. De repente,  indica don Santiago  Quiñones, originario de Jocotenango  y quien  nos narra la historia , le vi con unos cuadernos y a la luz de los candiles de las ventas de fritangas y café, estudiaba aquel patojito.  Como yo nunca tuve hijos me daba mucha pena ver al niño solitario, le ayudaba en lo que podía porque mi situación era también un tanto difícil. De repente deje de verlo por algunos meses, pensé que se había regresado a la capital, pero no era así, el niño se había quedado en Antigua, y trabajaba en la población de Agua Caliente, donde elaboraban alfombras y artículos típicos para los turistas.

Otro aspecto que me preocupó sobremanera, fue el hecho de que Paco no había hecho la primera comunión, pero como se había ido dejó en paz el asunto. Un domingo cercano a la Semana Santa, le vi de nuevo en el parque de Antigua, llevaba ropa nueva y se le veía bien. Platicamos un poco y me pidió disculpas por no haberse despedido de mi persona, pero indico que aquel trabajo era temporal en Agua Caliente y que prácticamente ya había terminado, pero que había conocido a una familia muy buena y le habían ofrecido una habitación pequeña, misma que el había aceptado y la única desventaja  era el traslado a diario de dicha población a la ciudad de Antigua Guatemala, pero que eso no era un problema que no se solucionara….´´

La narración de don Santiago continua muy interesante:-En una ocasión, le sugerí que recibiera la primera comunión y que fuera la catequesis,  le comenté que los padres de  San Francisco eran muy buenos y le ayudarían, es más le dije  -yo tengo contacto con uno de ellos-. Paco con toda la firmeza de su desconocimiento  por la religión, respondió:- Gracias don Santiago, pero no me llama la atención asistir a la doctrina, mejor dejemos las cosas como están ya que yo estoy estudiando por mi cuenta y posiblemente el año entrante me meto a la nocturna….´´

Dice don Santiago:-aquel niño completamente apartado de Dios, vivía una vida ordenada pero para mí que falta algo. Al año siguiente con la ayuda de un maestro que llegaba a lustrarse al parque, Paco pudo entrar  a estudiar, aunque ya sabía leer y escribir, disciplina que el solo había aprendido en los libros fáciles de entender. Ya cuando tenía 14 años llegó un domingo hasta mi casa y muy ufano me dijo:- Don Santiago, quiero hacer mi primera comunión, ojalá los patojos pequeños no me hagan la burla porque ya estoy un poco viejo, le cuento que tengo un amigo que me parece que es padre de San Francisco y el me ha convencido para dar este paso y es más estoy muy adelantado en los estudios porque él me ha ayudado mucho, solo se que se llama Pedro pero no se el apellido, es muy bueno y en ocasiones me ha prestado hasta libros muy buenos….´´ Indica don Santiago que el tiempo pasó rápido y de pronto, el muchacho le invita a su recibimiento de maestro de educación primaria. Ya era un joven hecho y derecho, él le preguntó por los proyectos que se había trazado a lo que él respondió que deseaba ser médico. Dice don Santiago que se fue de espalda porque aquella carrera era muy cara y Paco en realidad nos el la podía costear, pero tampoco le desanimó por el contrario le dijo que todo era posible con la ayuda de Dios, el caso fue que una vez más el muchacho desapareció y le hasta un año después.

Cuando le vi de nuevo me contó que se había ido a l a  capital donde laboraba medio tiempo  en un colegio particular, luego conoció a una tía hermana de su padre, quien   le ayudó mucho, es más vive con ella en la capital, pero lo que más le alarmo, dice don Santiago fue el hecho de que en una ocasión  que ya no vio al padre Pedro le fue a buscar al convento y se dio cuenta que aquel ser se había muerto muchos años atrás y que se preparaba su beatificación. Paco me narro todo ese proceso con lágrimas en los ojos, porque no se olvidaba jamás el haber alternado con un enviado de Dios, con el santo más querido de Guatemala. El me ayudó mucho, comentaba Paco, cuando no tenia para comer él me llevaba o bien aparecía comida en el cuarto que alquilaba en Agua Caliente….´´

Dejé de ver a Paco – dice don Santiago- una mañana después de muchos años llegó hasta mi casa en Jocotenango, en flamante automóvil y casado, acompañado de una linda niña que era su primogénita y a quien le puso Pedrina, como nombre en honor al Hermano Pedro. Los años han pasado volando, el recuerdo del patojito del parque central de Antigua, es solo un recuerdo, porque hoy es un connotado médico con mucho porvenir. Recopilación, Lucia Cano, Vilaflor de Chasna 2009.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: